EL COLÁGENO Y SU IMPORTANCIA

Es la proteína más abundante de nuestro organismo. A medida que envejecemos, la capacidad de sintetizarlo disminuye y en determinadas situaciones: demasiado estrés, sobrepeso, excesiva actividad deportiva… se acelera el desgaste. Por eso se recomienda ingerirlo como suplemento en tu dieta y aquí te damos varias razones para tomarlo en consideración.

Es importante incluír suplementos en nuestra alimentación.

El colágeno que ingerimos en los alimentos debe pasar primero por un proceso conocido como hidrólisis, que se refiere a que debe fraccionarse en aminoácidos, para que nuestro cuerpo pueda absorberlo y aprovecharlo. El problema es que los alimentos que contienen colágeno se suelen consumir en poca cantidad y la pirámide nutricional actual no siempre está equilibrada por lo que se recomienda agregar a tu dieta suplementos alimenticios.

Elegir el suplemento de colágeno adecuado para nosotros.

Existen varios tipos de colágeno: Los más importantes el tipo I y tipo II. El colágeno tipo I se encuentra en mayor medida en huesos, tendones, córnea, discos intervertebrales y piel.  La forma en la cual están agrupadas sus fibras, proporciona a los órganos que lo contienen, flexibilidad y resistencia al mismo tiempo. El colágeno tipo II es el principal componente de los tejidos cartilaginosos, aunque también se encuentra en los discos intervertebrales y en diversas etapas embrionarias. Con los suplementos de colágeno la dosis que asimila nuestro organismo es mucho más elevada y eficaz que la que podemos ingerir con los alimentos y, además, nos aseguramos de que, el “tipo” que tomamos, es el efectivo para lo que deseamos: Generalmente tipo I y III para la piel, y tipo II para las articulaciones. Es de suma importancia que el suplemento seleccionado sea de alta absorción y por ello los colágenos en estado líquido presentan mayor ventaja sobre los colágenos en presentación de polvo, porque su proceso de producción permite desdoblar aminoácidos más pequeños para que el cuerpo los asimile de una forma más eficiente y en un porcentaje considerablemente mayor.

¿Tienes más de 25 años y/o eres deportista?

A partir de los 25 años se empieza a perder un 1.5% por año de edad, por lo que se recomienda empezar a tomarlo desde esa edad… ya no digamos a partir de los 40 que es cuando empieza el proceso de oxidación de nuestro cuerpo, entonces es indispensable. La ingesta de colágeno combate la flacidez, no solo del rostro, sino de todo el cuerpo. Existen estudios que muestran que aumenta la densidad de las fibras de colágeno dérmico y ayuda a suprimir el daño que producen las radiaciones en la dermis, aunque la gran mayoría de los estudios médicos publicados se refieren a su efecto en la degeneración del cartílago (artrosis). El colágeno ayuda a mejorar también la masa muscular y a fortalecer todas las fibras alrededor de la articulación.

El “pegamento” de nuestro cuerpo

Hay múltiples estudios médicos publicados que demuestran la eficacia de los suplementos de colágeno tomados por vía oral, no solo en la piel (que incluye cabello uñas), también para las articulaciones y ligamentos. Es el pegamento de nuestro cuerpo y nos proporciona la fuerza y estructura para nuestros órganos.

Los efectos son visibles y se obtienen de forma natural

Aunque los beneficios de la nutricosmética se perciben más y mejor a largo plazo (la constancia es la clave del éxito con estos tratamientos) con la ingesta de colágeno notaremos mejoría a partir de la tercera semana de uso. Este efecto se potencializa en el rostro cuando el colágeno además de ser ingerido se aplica en combinación con la mascarilla de colágeno y el ácido hialurónico.

No tiene contraindicaciones

Estos suplementos no tienen contraindicaciones cuando se toman y aplican en la dosis recomendada, salvo alergias a alguno de los componentes del preparado. Se puede realizar el tratamiento de forma continuada todo el tiempo que se desee. Recomendado para mujeres y hombres que buscan mejorar su apariencia y salud de forma natural.

EL COLÁGENO